La Niña Extraña – por Ana Emilia Lahitte

Tenía un grillo entre las sienes
y sabía decir mariposa.
Lo demás lo ignoraba.

Un día descubrió que Dios no era una alondra.
Otro día
les dijo a las simientes
que sería más lindo brotar alas.

Al fin
se convenció de que en el mundo
hay demasiadas cosas sabias.
Y se fue despacito,
caminando,
caminando hasta el alba.