El ángel planeador

Por Armonía Somers
Todos los cuentos (1953-1967)
Editorial Arca, Montevideo, 1967

 

Odiaban a aquel hermano desconocido con toda la pasión que puede alimentar este doble juego de circunstancias: ser niños, sentirse postergados. Y postergados a causa de alguien a quien ni siquiera se ha visto nunca, y con el que no pueden medirse diente con diente, pelo a pelo o uña o uña sobre esta tierra igualitaria, dígase lo que se diga, frente al estado de clases que se plantea con el cielo.

El chico que había muerto se reducía, en verdad, a un manso retrato colocado en una repisa del comedor, y teniendo a cada lado una vela encendida y un ramillete de flores. Pero estaba el asunto de la adoración familiar. Era, pues, un ser todopoderoso. Y el de la corporeidad relativa. Entonces, y para equilibrar la cosa, podía sacársele la lengua, hacerle señas obscenas al pasar sin que al fantasma que vivía como una arañita de cuadro detrás de su sonrisa le hicieran mella los insultos. Luego, la oración nocturna llevada a categoría institucional por la madre y a suplicio para los chicos: "Y ahora. Señor, los gemelos Sandro y Nino os ruegan por el ángel, la dulce criatura que voló a vuestro reino hace hoy tantos años y meses y días (aquí era cuestión de ir agregando cruces o rayas en una pared poco visible), para que sus dos grandes alas sigan abiertas sobre la casa por los siglos de los siglos, amén".

Aquella renovada invocación, al parecer inofensiva agua del tiempo, era capaz de contener elementos de tal morbilidad como para producir su buena serie de resultados catastróficos. Llevar la cuenta del día que se adiciona, principalmente cuando éste se transforma en un nuevo mes, en un nuevo año, lo que conduce a tener que aprenderse los secretos de la suma y otras malas historias de números que por menos se llamarían complejos. Pero algo peor. No es ese un día que viene porque sí, por el solo gusto de aumentar la cuenta. Salta de víctima en víctima, inoculando a cada cual un virus distinto, el color de hoja seca que invade la piel de la madre, la soga del aburrimiento en el cuello del padre, por más padre del ángel que sea. El se la quita, cierto, almorzando fuera de la casa y volviendo después de medianoche. Pero queda el capítulo de los amigos que han hecho el vacío. Inflan los pulmones cuanto pueden un trecho antes y luego pasan sin respirar por la puerta cerrada, no sea que salga por las rendijas ese día que todos saben que la mujer va agregando, y ellos deban tragarse la mala peste de medir el tiempo en la misma forma obsesiva.

La casa, por otra parte, parecía haberse adaptado a la historia. A no ser por las narices de dos niños iguales pegados a los vidrios de las ventanas altas alguna vez que pasara un piquete de caballería o desfilara el circo, un aire deshabitado la tenía como colgando de la nada, aun sabiéndosela con seres dentro, al igual que lo que ocurre con los cementerios, que parecen más vacíos cuanto más ahítos. Los gemelos habían recibido de todo eso una cuota particular, el miedo para ellos solos. Y el misterio de ese miedo. ¿Dónde estaba el hermano, después de todo? ¿En la iglesia, a la que iban periódicamente, en la repisa del comedor, en el cuarto de vestir donde habían quedado sus ropas, o en la tumbita con flores de los domingos? Uno de los dos, el que siempre resulta más despierto del par, logró explicárselo cierta vez al hermano después de muchas cavilaciones:

-Creo que en todas partes, y es por eso que me muero de rabia -dijo dibujando la raya del día en la pared, mientras el otro disfrutaba de su turno libre.

-No entiendo. ¿Cómo se puede estar en muchos lados al mismo tiempo?

El teórico pareció encerrarse en un mar de conjeturas, no en cuanto a la creencia en sí, de la cual no abrigaba la menor duda, sino con respecto a la fórmula objetiva que toda idea tiene que cobrar a causa de tanto palurdo que puebla la tierra. Se encaminaban en ese momento hacia el jardín lateral de la casa en busca de un maldito loro que se había perdido hacía unas semanas, y al que imaginaban burlándose de ellos entre los matorrales. De pronto, como tocado por el rayo intuitivo, el creador de la tesis de ubicuidad se paró en seco, atento sólo a su descubrimiento:

-Ya lo sé, en todos lados. Es como cuando se quiere matar una mosca que anda volando. Uno va a dar el pantallazo y zas, ya el bicho está en otro sitio. Y así siempre andará aquí y allá y en ninguna parte, como nuestro hermano. ¿Qué te parece? Sólo que en lugar de mosca es un ángel, o una mosca mil veces más grande...

El otro chico se lo quedó mirando embobadamente. Qué genio inigualable. El no posee herramientas como para machacar en ese clavo de oro con algún hallazgo propio, siquiera en materia de preguntas adicionales. Pero sabe que los dos se hallan unidos por algo que los acollara en forma definitiva, el terror común de que el angelote diera un día en caer como un avión suicida sobre la casa, hundiendo el techo, el piso, con su fuerza del otro mundo, para salirse luego él a la superficie, milagrosamente a salvo, a ocupar de nuevo la repisa del comedor junto a la ventana que mira a los árboles.

Aquella puja con el adversario disparando desde el infinito tenía, pues, un punto siempre favorable a ellos, el haber venido en par, con esa prodigiosa simpatía de los seres dobles hasta para combatir la mala suerte. Con cada angina, con cada granazón que los lanzara como a dos náufragos contra los acantilados de la misma fiebre, parecían haber fortificado su organización de dos frentes ante la soledad del otro, vulnerando algunas veces la alianza maternal en ciertas pequeñas brechas. Así, al cumplir los cinco años, y luego de descubrirse ante un espejo sus pequeñas diferencias, cierta terminación en punta de las orejas de uno y la caída a hocico de perro en la nariz de su doble, lograron una primera fiesta de cumpleaños bastante triste, pero con lo cual el muertecito habría descendido algún palmo del plinto. A los seis, y mediante el sistema de la huelga de hambre: derecho a bajar al misterioso subsuelo de la casa, donde con prohibición de tocar los juguetes del ángel se les entregó zona franca para los suyos.

Fue precisamente en aquel clima subterráneo, y encarando con un enorme caballo de madera que parecía presidir el feudo contrario, donde se produjo la ruptura formal de hostilidades mediante una nueva versión de la plegaria que recitaron mirando hacia todos los rincones, dado el carácter difuso del destinatario: "Y ahora, Señor, nosotros, los gemelos Orejas de Burro y Hocico de Perro os rogamos por el ángel, el cara de infeliz del retrato, que voló a vuestro reino hace hoy no sabemos cuánto tiempo, porque nos olvidamos de hacer la raya en la pared, y para que cualquier día de éstos se caiga de tu cielo y se rompa las alas, amén."

Del mismo modo sacrílego empezó a plasmar allí cierta idea, todavía rudimentaria en cuanto a los medios, relacionada con la construcción de una jaula para cazar el ángel, en base a un arsenal de alambre, resortes, clavos, palillos, que irían acumulando como ladrones de chatarra en las propias narices del caballo. Y cierto sistema de lenguaje mudo, cada vez más necesario a los planes secretos. Al principio, aquello se redujo a señales primitivas, en base a la estructura más simple: el tú y el yo, el arriba y el abajo, las cosas elementales, el hacerlas y su contrario. Luego, a medida que se domina el esquema, el árbol del complejo entendimiento brotando cuanta pequeña rama puede contener un significado, que a veces debe necesitar de otro para sutilizar sus extremos.

Fue en la noche de los siete años, y mientras la madre los engalanaba en el cuarto de vestir, aquel lugar terrorífico lleno de las ropas que habían perdido el cuerpo del ángel, cuando decidieron llevar al límite de la audacia sus recursos mímicos, ultrajar al otro en cierta forma húmeda, dejarlo hecho una lástima de pies a cabeza. Detrás de la ventana que daba al jardín lateral, un cielo negro y restallante de relámpagos parecía haber hecho causa común con el lóbrego cumpleaños, en tanto que la madre, en una actividad inusitada con relación a aquellos hijos que nunca había logrado amar, abría y cerraba muebles, combinaba colores, revivía los tiempos del chico muerto en cada detalle de sus ropas.

-Imposible, Hocico, no va a salir, esto resulta nada más que cuando es de verdad -logró expresar uno de los mellizos en su jerga de señales.

El árbol cónico que casi pegaba sus ramas a la ventana, apareciendo y desapareciendo en cada latigazo del cielo, dio de pronto su espectáculo entero tras el vidrio como una advertencia del bando contrario.

-Sí, que lo hago, y ya mismo -insistió en fanfarronear el del hocico puntiagudo mediante un gesto de burla hacia el pino-. Y para la próxima luz, que debe ser una señal del miedo que nos manda de arriba.

-Ha empezado a llover, maldita sea, se nos adelantó mostrando que tiene más agua que nosotros -agregó el de las orejas, casi llamando la atención de la madre que había alcanzado a completar dos conjuntos iguales.

-Entonces a la carga, lo baño yo también.

Pero no hubo tiempo de saber si se podía o no consumar el gesto. El enemigo metafísico iba a poner en acción todas sus baterías. Un trueno largo como el mugido del minotauro, hizo vibrar los vidrios, los muebles, el piso de la casa. La mujer, entregada a la reparación de unas pequeñeces, parecía hallarse escindida del clima de la confabulación, como si la inocencia la hubiera ungido por desquite ante el desprecio de sus vasallos naturales.

-Que venga, pues, si quiere pelea limpia -dijo el orinador-pero acá abajo y no desde allí, como un cobarde.

-¿Estás loco? ¿Y el olor a pájaro mojado y los piojillos que tendrá bajo las alas?

-¿Cómo? No entiendo ese picor en los sobacos. Pero cuidado, ella miró varias veces.

Se les había ido la mano. Además, el entusiasmo de la improvisación no entraba en el sistema. Este era algo que debía marchar con elementos conocidos, experimentados antes en el subsuelo como una droga en los conejos.

-Y basta ya de tonterías -dijo de pronto la madre incorporándose y adjudicando un traje a cada uno-. A los niños que se pasan el tiempo ensayando esos gestos se les deforma la cara, cuando no terminan con tics nerviosos en todo el cuerpo. Por otra parte, ya lo saben, al hermanito le disgustan tales cosas, son una falta de respeto a su estado de gracia.

Aquello, que en otro momento hubiera sido una orden inobjetable, tuvo esta vez un efecto contrario, como si al hablar de los peligros que acechaban a los hijos vivos en el recodo de las muecas, la mujer hubiese descendido un poco de madre del ángel a protectora de los niños de carne y hueso. Además, para apoyar la insurrección, se había instalado allí el espíritu eléctrico de la tormenta, especie de madrinazgo del que pueden prenderse en caso de peligro, aunque para dejar el pellejo en su contacto. Fue así como de pronto, y en plena violación de las reglas de guerra fría, el más temerario de los chicos se cuadró frente a la mujer para espetarle la pregunta maléfica:

-Mamá ¿y cuando él tenga cincuenta, cien años, también va a ser el hermanito?

Un minuto de vacilación o de muerte íntima ante lo inefable. Ahora llueve decididamente, es una pesada descarga lo que estalla tras los vidrios. El árbol la recibe como una camisa que se coloca desde arriba y va haciendo bajar hasta sus pies, para ponerse luego otra, pero tan rápidamente que no dé tiempo al desnudo. Quizás la respuesta no llegue a concretarse nunca. Mas de improviso, y como saliendo del túnel al que le han llevado aquellas infernales criaturas, la mujer habló dirigiéndose a las gavetas, a las puerta abiertas de los roperos.

-Los ángeles no tienen edad, son siempre niños... ¡Pero basta ya, he dicho que basta -gritó volviéndose-o termino por zurrarlos y se clausura la fiesta de la noche y todas las fiestas de esta casa!

Los mellizos se quedaron mirándola serenamente, como si acabaran de recuperarla. Les era más familiar así, aliada fiel del otro, que continuaba con sus fogonazos de inteligencia tras la ventana.

-Entonces, punto en boca. Pero si viene por la torta de frutillas, lo convenido: nada.

-Bravo, Hocico, señal perfecta. Que se vaya a su cielo a comer pasto dulce.

-¿Y las migas del piso?

-Tampoco. Juntarlas al final una a una y echarlas al bolsillo.

-Oye, un nuevo trueno, es él. Alerta, orden de batalla al entrar en el comedor. Listos...

El padre, ajeno siempre a todas las luchas intestinas, se hallaba en lo alto de una escalera terminando de colgar unas guirnaldas. Al ver llegar a los homenajeados bajó enjugándose la frente.

¡Arre!, viejo, al menos tú jugabas con nosotros a los vaqueros -dijo a su modo Sandro.

-¡Arre! -agregó el hombre interpretando las señales.

La cosa iba tomando cierto cariz de verdadera fiesta. El padre se estaba ya acomodando el pantalón a la altura de las rodillas a bien de tirarse al suelo para que los hijos cabalgasen, cuando un gesto de la mujer lo llamó a sosiego, no precisamente como un reproche, sino más bien en la desconexión con toda alegría, capaz de neutralizar cualquier resurgimiento. Luego, y en forma ya controlada, el beso, el tironcito de orejas, las cajas de los regalos. Esto último no necesitaría comunicaciones, bastaba con la mirada que asegura el pacto secreto. Fuera lo que fuera, habría que cuidar en primer término el hilo de los paquetes, desatando sin anudar ni romper, de suerte de poderlos añadir a la pelota del mismo material colgada de los tirantes del techo en medio del sótano. Tras no darle al hermano ni el papel encremado por la torta, tendría que sufrir el agrandamiento de la bola de hilos, dorados los de la última capa por tratarse de un obsequio. El juego consistiría después en lo de siempre, pasársela uno al otro sin descanso, de manera que el ángel permaneciera contemplando la cosa sin recibir ninguna. Es claro que más tarde, quedando la pelota colgada del hilo, podría usarla cuanto quisiera. Pero aburrido y solo como un perro. El pensamiento común de la pelota suspendida llenó el par de minutos en que los grandes se ayudaban a repasar los pocillos con una servilleta antes de servir el chocolate. Aprovechando el lapso, uno de los niños hizo sonar al oído su caja.

-Parecería un juguete mecánico, de los que tienen buenos resortes. El techo de la trampa concluido mañana.

Fue en el momento de comenzar a abrir los envoltorios, cuando el de arriba decidió hacer retemblar de nuevo con un trueno brutal el armazón de la casa, la mesa servida y hasta su propia efigie de la repisa. Ya no podrían caber dudas, pues, andaba haciéndose presente, quizás por la repartición de los regalos. Pero que sufriera también esa vez, le dieron a entender, allí tenía el ventanal con el otro pino. Que mirase desde afuera como un mendigo el cumpleaños. A causa de aquella nueva convención y abrazándose a las cajas por cada acometida celestial del hermano, decidieron abrirlas al retirarse al dormitorio, si era necesario bajo las mantas.

-Y ahora -dijo por fin el padre con la voz del que ha perdido el hábito de hablar en familia con las palabras comunes- antes de brindar por estos felices siete años dobles, a apagar las lámparas, a encender las catorce velitas de la torta, a juntar los dos soplidos...

Un no rotundo, indeclinable. Cada uno de los niños sabía que aquello iba a significar una condena en tres etapas: encender las velas de la torta, apagar después las luces de la habitación, soplar por último la llamitas insignificantes. Y eso cuando lo que venía después era nada menos que quedarse a solas con el cirio de la repisa, es decir, con la cara iluminada del otro, que había empezado a mirarlos más fijamente que nunca.

-¿Y...? -dijo el padre apagando la luz central luego de encender las velas- ¿se sopla o no se sopla?

-Tú, por favor, Hocico, yo no puedo.

-No. Orejita, yo tampoco.

Fue lo único que lograron transmitirse con las palabras de verdad, antes de caer los dos a plomo sobre la alfombra. Los llevaron a la cama como dos pobres peleles, colgándoles las fláccidas extremidades, una de las cuales perdió un zapato por la escalera.

Poco antes de medianoche, y luego de unas aspiraciones amoniacales, había terminado todo, el mito de la fiesta, los ruidos de la casa, el desmayo.

-Sandro, ¿estás despierto?

-Chis, cuidado, todavía pueden venir, vale más esperar un poco.

-No, ya se saludaron hace un buen rato, están cada uno en su pieza.

-¿Y, lo notaste?

-¿Qué cosa?

-¿Qué cosa iba a ser? El hermanito. Cuando nos trajeron a la cama y nos pusieron aquel frasco con olor a pichi en las narices, me desperté en seguida y paré la oreja, por si acaso. Era capaz de abalanzarse sobre el pastel y no dejar ni pizca. Pero se asustó de nuestra muerte y por eso no vino. Seguramente pensó: Ahora vamos a ser tres en el cielo, mucha gente para repartir el cariño de la madre. Y decidió robarnos la señal de punto en boca. Escucha, se le acabaron los truenos...

Casi se podía oír el silencio abriendo como una flor mojada tras la ventana. Tanto para festejar aquel enmudecimiento de las baterías contrarias como para mantener a raya el miedo, uno de los gemelos emitió entonces con su boca un ruido grosero capaz de deshacer cualquier hechizo.

-Cuidado, pedazo de bruto, que puede volver a la carga. Mejor será desenvolver las cajas y tantear de qué se trata.

Tras la dificultad de llegar a conclusiones fundamentales a causa del flaco diccionario de la edad, consiguieron, después de apreciar los juguetes como material de primera para el destripamiento, poner en limpio el plan definitivo.

-Bueno, estábamos en que creyó en nuestra muerte y se fue.

-Entonces no hay nada que hacerle, es idiota.

-Sí, pero de todos modos se merece la jaula, no sea que se avive.

-¿Y el ruido que haremos al poner el clavo en la chimenea? -Vamos, Orejas, no seas infeliz. Subimos al techo de día, cuando un golpe cualquiera no llama la atención. Y lo otro de noche, una noche clara.

-¿Y nosotros?

-Nosotros detrás del tanque del agua, cerca del agujero tragaluz, pero con mucho cuidado...

Así quedó planteada la cacería nocturna, con palabras que hubieran debido ser como operación jaula, día equis, hora cero. Pero que sin las pretensiones del lenguaje clave empezó a desarrollarse armoniosamente, como el fluir de un razonamiento matemático hacia su instancia definitiva, la primera noche de luna.

La máquina de cazar ángeles, con su techo trampa resuelto gracias a los resortes quitados al último regalo del cumpleaños, los espera en el subsuelo. Quedaba aún sin liquidar el asunto del caballo y sus malditos ojos de vidrio negro. Le taparon la cabeza con una manta para evitar el espionaje. Luego, en ropas de dormir por cualquier retroceso forzoso, se encaminaron a emplazar el aparato en el clavo de la chimenea.

Un clima gélido y mortal parecía tener instalado allá arriba su ley de mundo aparte, agigantando cualquier pequeñez que roza el silencio, desfigurando las siluetas normales. No bien cubiertos tras el parapeto del depósito, la semejanza de la chimenea con un hombre sin brazos y una jaula en la cintura los dejó paralizados. Era como estar a solas con un muerto de pie, cuya única muestra vital se había concentrado en la veleta del gorro. Pero aunque el tipo solitario fuera con bastante tétrica de por sí para aguantarla sin experiencias anteriores, eso no significaba nada frente a lo otro, el cielo, aquella especie de fortaleza invulnerable de donde habrá de descender el hermanito emplumado, tal como debe hacerlo todas las noches según la letra de la plegaria. Y entonces, frente a la absoluta certidumbre, ya no se tiene tanto valor como durante el proceso maduratorio. Casi sería preferible volverse, meter la cabeza bajo las cobijas, olvidar al maldito ángel y su horrible planeamiento nocturno. Es claro que todo marcharía mejor siendo esa comba menos grande. La sorpresa de un cielo tan inmenso por encima de todo lo demás, y sin palabras para expresar la sensación de aplastadura que produce, los tuvo en un principio suspendidos del aire, como ahorcados de las estrellas, temblando de un frío metafísico que tantos hombres no resistieron.

-Debimos traer abrigo, Sandro, sopla un viento que hace doler el cuerpo -dijo de pronto uno de los cazadores furtivos dando diente contra diente.

El otro lo tomó por el hombro, volviendo de lo de arriba como si cayese en picada. Tenía razón el hermano, pensó, hay cosas que desbordan los proyectos, que no se calculan lo suficiente. ¿Pero y la trampa, y todo lo que su fabricación había significado? ¿Y la tristeza de los cumpleaños sin amigos, y la guerra a muerte del retrato? No necesitarían trasmitirse aquellas preguntas, o las razones comunes de su aventura. Los dos se sabían tan en lo mismo, así respecto al aire helado que los cala y a las tentaciones de echarlo todo a rodar, como a la imposibilidad de cualquier actitud negativista, que el arrepentimiento era una decisión sin sentido, un lujo demasiado caro para ambicionar a última hora. Sin embargo, se puede percibir que hay algo que no funciona, y de la naturaleza más sutil que la historia del frío y las mantas olvidadas.

-Sandro, tengo que preguntarte una cosa, pero no me animo - volvió a mascullar el mismo chico, apretujándose al otro en busca de refuerzo.

Se oyó primeramente un castañeteo de dientes. Después, como si el que habla lo hiciera con el filo de una sierra:

-No sé nada, nada de lo que vas a preguntarme. Siento tanto frío como tú, me está empezando a doler la espalda y todo eso no me importa. Vinimos a cazar el ángel ¿no?, y aquí nos quedamos.

Además, esa luna de porra que es la que tiene la culpa de todo se podría remontar como una cometa, para pasar el tiempo. Y ya lo hago, por suerte traje la bola de hilos.

-Sandro, por favor, me muero si no te lo digo, me caigo aquí duro de miedo y te dejo solo...

-Y no conviene hablar mucho, tampoco -dijo el otro eludiendo siempre lo que se veía venir, acortando y alargando el hilo inventado-. Estos mugrientos ángeles están llenos de oídos y de ojos en todas las plumas, ya sabemos lo que dice siempre mamá, que él oye esto, que él ve aquello. Así que chitón, no seas majadero.

Y le hizo la señal de sus clásicas llamadas a silencio en el sistema, dándole un codazo que quería ser desaprensivo.

-Pero es que no puedo más. Tengo vergüenza de que me veas llorando como una nena, pero es algo espantoso para aguantarlo.

-Más bajo, ya sabemos que está ahí cerca el tragaluz del baño y que mamá tiene también muchos oídos.

El mismo temblor de mandíbulas que el hermano, idéntico aflautamiento de voz previo al sollozo. Eso significaba que también iban mal las cosas por su lado, lo que equivalía a decir que el viejo ensamble de nacimiento no estaba perdido. Fue al borde de la tierna constatación recíproca que, olvidándose hasta del medio tono exigido por las circunstancias, la doble angustia contenida hizo crisis. Arrancando de las manos del de la cometa su bendito hilo invisible, pateando la pared del depósito del agua, el más incontrolado de la pareja gritó a través de una mezcla viscosa de moco y lágrimas:

-Sandro, es que aquella noche del cumpleaños, cuando tú le hiciste una pregunta a mamá mientras nos vestía y por la que amenazó con zurrarnos, yo empecé a imaginar al ángel en otra forma distinta que hasta ese momento, como a un bicho que crece igual que todos los demás, y come, y hace caca, y se defiende con el pico si lo insultan. ¿Te das cuenta, no lo pensaste nunca? La sólida andanada de la realidad había sido brutal, inclemente. Pero no exhaustiva. El instinto de la otra criatura pudo desde entonces captar, más por la frecuencia de la trasmisión emocional que por la madurez interior, que aquello respondía a algo concreto, una especie de vaho de caldero que no sale porque sí, sino a causa de lo que está bullendo, y que habrá que averiguar sin acercarse mucho al borde.

-¿Y eso, Orejita, qué nos importa? -preguntó cazurramente, echando de paso una mirada hacia el hombre de la jaula, con su plumita enloquecida en el sombrero-. ¿Qué tiene que ver con nosotros, después de todo?

El tacto sutil de aquella indiferencia logró alcanzar la zona vulnerable, provocando la reacción inmediata.

-Pero es que de un momento al otro pone la pata en el techo de la trampa, hace funcionar el resorte... Y después... después que él esté adentro ¿qué hacemos, Sandro, qué hacemos con el ángel?

En ese preciso instante debió ocurrir lo que el más evolucionado de los gemelos había previsto. Las voces llegan por el tubo hasta el cuarto de baño y de ahí al sueño liviano de la madre, si es que alguna vez había vuelto a dormir completamente. Y la mujer echó pie al suelo tal acababan de sorprenderla, no se sabría si como ella misma o como algo desprendido de su doble, reseco y a punto de quebrarse al chocar con las cosas. No estaban los niños en el dormitorio. Descendió a la planta principal, comprobando, al paso por el comedor, que la lámpara de la repisa tenía aún buen aceite. Luego, la escalera hacia el sótano, donde ha quedado luz encendida. Ya que en aquel lugar, al que poco solía bajar en los últimos años, miró curiosamente en círculo, redescubriendo el mundo perdido. Las cosas del hijo evaporado estaban aún allí, a la mano y espectralmente distantes, con sus mitades sumergidas en el tiempo.

-El jaco de mi niño -murmuró quitando la misteriosa manta de la cabeza del animal-. Dios mío, los siglos que llevo sin lustrar sus arreos...

Puso la mano en un estribo. Vio corporeizarse casi el pie que había sostenido diez años antes. Pero... ¿y los zapatos de aquellos pies? Forcejea por traerlos a la superficie y no lo consigue. Es que tres años después venían los gemelos y con ellos sus zapatos, siete años de zapatos dobles que se descargan en aluvión sobre los del niño desaparecido, forman una montaña, los aplastan definitivamente. Por defenderse de aquella sensación de pérdida irremediable, miró hacia la escalera que llevaba a lo alto.

-Y ahora esto tan empinado para mi corazón -dijo-un corazón que primeramente se parte, después envejece, pero resiste estúpidamente...

Luego empezó a subir con cierto recelo. ¿Qué podrían estar haciendo arriba a medianoche? Por si acaso hubiera que sorprenderlos en algo, trató de andar con tiento hasta alcanzar la pequeña puerta de hierro que había quedado entreabierta. Se encontraban efectivamente allí, de espaldas, en prendas de dormir. El viento de las alturas los inflaba como a ropas colgadas.

-Cielos, qué independencia -susurró-él no se hubiera atrevido jamás ni a encender la luz de la cabecera sin llamarme.

Dio en escuchar con cierta dificultad lo que hablaban, hasta oír como un mensaje enviado en un cuchillo, directamente a las entrañas:

-¿Que qué hacemos con el ángel, decías? Bueno, ya está. Me llevó bastante tiempo, pero acabo de pensarlo. Lo dejamos ahí, y que se muera, eso es, que se muera.

-¿Que se muera en la jaula?

-Sí, eso mismo, que se muera en la jaula que le hemos hecho con tanto trabajo durante semanas y semanas. Igualmente seguiremos rezando por él, no tendríamos por qué dejar de hacerlo. Vamos, hermanito, los dos juntos, como si nada hubiera pasado, de rodillas al pie de la cama: "Y ahora, Señor..." ¿Te das cuenta? ¿Sale o no sale'?

-Pero Sandro, hay una cosa, y es que yo creo que los ángeles no se mueren.

-No, porque nadie los cazó. ¡Pero éste se muere -gritó el otro pateando el depósito- se muere de hambre, de frío, de miedo, de todas las muertes juntas! Lo vendremos a ver después, cuando esté lleno de gusanos. Eso es, moviéndose por los gusanos como... nuestro loro... cuando al fin lo encontramos...

-Hocico, por favor, yo no hubiera querido acordarme nunca más del loro. Lo toqué porque al verlo retorcerse entre las matas creí que estaba vivo...

-Bueno, basta ya con el loro -ordenó el del hocico-lo principal en este momento es no sacar el ojo de la jaula, Orejitas. Debe estar al caer. Si hasta me pareció ver cruzarse en el suelo una sombra extraña, oír un suspiro...

La percibieron a sus espaldas, por pura fuerza de presencia, antes de volverse para verla de cuerpo entero. Agigantada por la planicie de los techos, la mujer dio primeramente unos pasos hacia los niños, siempre como el extraño ser irreal que ellos conocían, pero agregando datos nuevos: su blancura desparramada por la luna, el pelo suelto y la voz inédita, como de otra mamá distinta que hubiese vivido por dentro de la suya, y con la que abrió la marcha amenazadora.

-Monstruos, monstruos, ¿dónde está esa cosa infernal de que hablabais, dónde, dónde?

Ellos empezaron a retroceder, tomados de la mano, seguidos siempre por la madre del ángel y su pregunta (dónde, monstruos), calculando mentalmente los pasos que los separaban del tragaluz (dónde, dónde se halla esa cosa diabólica que fabricaron, dónde, criminales, dónde). El agujero debía estar ya demasiado cerca para dar un paso más, pero imposible desviar el camino. Intuían que ella no los empujaba a conciencia hacia el pozo de aire, aunque tampoco podrían salvarse de él arrojándose como niños comunes hacia su madre (dónde, malditos engendros, dónde), puesto que ella no tenía ni pecho ni una gota de sangre que no fuera de su ángel. Entonces, ya con el talón en el borde, se soltaron las manos, largándose a derecha e izquierda del agujero y cayendo sentados a salvo en el suelo. Ella no lo vio. Había extendido los brazos hacia adelante como una sonámbula. El último dónde, estrangulado salvajemente en el vacío, salió del pozo como una espiral y reptó varias veces en el aire aplanado del techo. El hombre sin brazos de la chimenea seguía impávido con la jaula en el cinturón, mientras le giraba sin cesar la pluma del sombrero.

 

Volver a pagina de inicio

 

 

Contacto: info@lamaquinadeltiempo.com

..............................................................................................................................................